932 041 041

Vida en confinamiento – Ruth Bober, Relaciones Públicas de Vall de Núria

Hace 25 años que Ruth trabaja en la estación de Montaña de Vall de Núria, un lugar privilegiado a 2000 metros de altitud, y rodeada de grandes cumbres.

Su día a día antes del confinamiento, según nos cuenta, era como el de la gran mayoría de gente, levantarse muy pronto por la mañana y hacer toda una maratón para poder compaginar su vida con su vida familiar, buscando pequeños espacios para poder hacer las cosas que más le apasionan; hacer yoga, pasear, buenas compañías y en muchas ocasiones simplemente no hacer nada...

 


 

Cuando se dio la orden de confinamiento donde estabas y cómo te afectó, como lo haces para seguir trabajando desde casa?

 

Estaba en Vall de Núria, fue una mezcla de sentimientos, una sensación de incertidumbre y de tristeza a la vez. Aquel día trabajaba con dos de mis compañeros y cuando nos fuimos de Núria, en el cremallera, miré el Santuario y en mi mente me dije; ¿Cuando podré volver a ver esta imagen? ¿Cuánto tiempo pasará? Y multitud de preguntas más me invadieron los pensamientos.

 

A día de hoy todavía no he vuelto a subir el Santuario, al tiempo estoy muy preocupada por esta nueva pandemia del Covid-19 y todo los efectos de esta enfermedad.

 

Trabajar desde casa hoy en día no es ningún inconveniente, en caso de que dispongas de las tecnologías y aplicaciones necesarias para poder realizar, pero soy consciente de que no todo el mundo lo puede hacer ya que cada casa es un mundo y todo el mundo lo hace como puede, no como quiere. Para trabajar desde casa, también debes saber separar entre la vida personal y la profesional.

 

 

Para sacarle el lado positivo, que es lo que estás disfrutando más del confinamiento?

Me cuesta mucho pensar en cosas positivas, ya que esta enfermedad es incierta y no tenemos datos de cuánto finalizará, ver la luz el final del túnel a veces cuesta... También afecta que desgraciadamente me he encontrado en la situación de tener una buena amiga que ha sufrido esta enfermedad. Por suerte la ha superado y está recuperándose, espero que pueda volver a casa pronto!

 

De ahí que lo primero que hago en cuanto me levanto, es dar las gracias por estar bien e intento pensar en que esta pandemia termine cuanto antes mejor.

En casa intento dar mi mejor versión y hago cosas por distraer la mente, compaginado la vida con mi hijo de 14 años, practico yoga diariamente, para mantener la mente y el cuerpo en equilibrio, y las primeras semanas limpié en profundidad toda la casa, por suerte ahora me he relájate un poco... Y ahora os podría mencionar el típico de mirar Netflix y cosas por el estilo pero en los momentos que nos encontramos no lo creo necesario.

 

 

¿Qué consejos darías a la gente que se encuentre en la misma situación que tú, o que encuentre mucho de menos las montañas?

No hay nada más difícil en la vida que tener paciencia, esperemos que pronto podamos volver a la normalidad que conocíamos... Aunque se dice que nada volverá a ser como antes, yo tengo la esperanza de que si.

Las montañas estan el mismo lugar, y las podremos volver a ver y disfrutar, ha quedado bien claro que todos los animales estos días están bien tranquilos sin la presencia humana, y han recuperado sus espacios.

 

 

Finalmente, qué es lo primero que harás cuando termine el confinamiento?

¡Visitaré mis padres y saldré a pasear!

 

 

 

 

 

Abril 27, 2020
Otros webs de FGC Turisme
Top
x
Mis reservas
Introduzca el número de localizador y el e-mail para consultar su reserva y poder cancelarla o modificarla.