932 041 041

Entrevista a Ramon Jordana Pérez: maquinista y ganadero en la Vall de Boí

Entrevistamos a Ramon Jordana Pérez, maquinista y ganadero en la Vall de Boí.

Ramon Jordana en la máquina pisanieve.

 

 

1. Para empezar, háblanos un poco sobre ti. Dónde naciste, donde vivos, de donde te sientes ...?

Nací en Barruera en 1986 y toda la vida he vivido y me siento allí, que de la zona del Valle de Boí es la capital. Ahora vivo con mi mujer y mi hijo, y sólo me fui para estudiar, porque aquí arriba cuando quieres estudiar debes marchar.

 

2. Nos podrías explicar en qué consiste tu trabajo en la estación de Boí Taüll?

Nosotros trabajamos con las máquinas pisanieves cuando cierran la estación. Básicamente preparamos la estación para el día siguiente poder abrir con las mejores condiciones de nieve. Vamos dando vueltas por las pistas nivelando la nieve y arreglando los desperfectos que se hacen de los esquiadores y adecuando la salida y entrada de los remontes. Los 'pisteros' son quienes nos pasan cada día el 'parte' de las zonas que se han de arreglar y aparte de la nieve también arreglamos otros espacios de las pistas.

 

3. ¿Qué te motivó a trabajar de maquinista?

Desde los 4 años que esquiaba en Boí Taüll y estuve compitiendo varios años. Salió la oportunidad y me iba bien porque el hotel familiar se ocupa mi hermana y me lo podía combinar con mi otro trabajo. Esto es un complemento a mi negocio real porque por desgracia cuesta mucho vivir sólo de la ganadería.

 

Cuando yo entré, la estación estaba limitada de maquinistas y como me conocían y sabían que llevaba tractor y que me conocía las pistas de memoria, entré directamente.

 

Ramon Jordana combina la faena en Boí Taüll con el ganado.

 

 

 

4. Normalmente trabajas cuando es oscuro, como gestiones trabajar con poca visibilidad?

Cuando cierran la estación ya empezamos y normalmente estamos hasta la 1 de la noche y de hecho, para pisar la nieve es mejor hacerlo de noche. Yo lo gestiono bien, como no tengo problemas de vista, no tengo problemas.

 

Cuando hay niebla es más difícil, pero juego con el factor que como he esquiado toda la vida en Boí Taüll me conozco la estación de memoria, aún así no es fácil este trabajo.

 

5. ¿Con qué otras dificultades te encuentras?

Cuando hay condiciones muy adversas vamos una máquina tras otra por motivos de seguridad. Dificultades no hay muchos, lo que pasa es que a veces la nieve está muy complicada pero simplemente tardes más.

 

Quizás con lo paso miedo es con los esquiadores de montaña, ya que puede haber accidentes. Los que hacen esquí de montaña que nos conocen ya nos llaman para preguntarnos dónde estamos y no pasar por allí, y lo agradecemos mucho.

 

 

 

6. ¿Cuáles son los mejores momentos de tu trabajo?

Un buen momento para mí es la soledad que se tiene a la máquina porque recuerdo muchos momentos y dentro de mí lo paso muy bien. Es un rato que estoy conmigo, con la montaña que me encanta y con la nieve, por ejemplo cuando hay mucha y voy con la máquina es como si esquí.

 

En Boí Taüll de las mejores cosas que hay es poder ver la salida del sol en la cabeza de Puigfalcó, es impresionante.

 

Ramon Jordana a durante el invierno trabaja en la pista de esquí de Boí Taüll.

 

 

7. Aparte de ser conductor de máquinas pisanieves nos han comentado que también eres ganadero. Qué hiciste primero, de ganadero o de maquinista?

Yo primero soy ganadero y luego soy maquinista, porque de ganadero lo hago todo el año. Tenemos 100 vacas de carne y nos da mucho trabajo todo el año, por lo tanto primero fui ganadero. El hecho de ser ganadero es lo que me hizo acceder a maquinista.

 

8. ¿Qué tareas principales haces como ganadero sobre todo en invierno?

Hacemos de todo porque somos una empresa familiar, ahora en invierno más que nada cuidar a los animales que los tenemos estabulados y en verano hacemos todas las tareas de campo con el tractor, como recolectar hierba, mientras las vacas están en la montaña, y de vez en cuando tenemos que subir a revisar que estén bien.

 

Ramon Jordana con su rebaño de vacas. 

 

 

9. ¿Cómo es el día a día de un ganadero en pleno invierno?

Lo que es dar de comer a los animales lo hacemos siempre por la mañana, entonces primero dejo a mi hijo en la escuela a las 9h, voy hacia el corral, les doy comida, hago trabajos pendientes por allí y hasta las 15h que voy a comer. Después subo ya a pistas.

 

10. ¿Cómo compaginas 'las vacas y la máquina'?

Yo he tenido vacas toda la vida, tengo la suerte de que lo llevamos con mi padre y mi tío. Como es muy difícil vivir de la ganadería y ahora aún más, me lo compagino con la máquina para poder ir tirando.

  

Ramon Jordana traba cuando se hace oscuro en Boí Taüll.

 

  

Por la mañana, pues me dedico a las vacas y luego ya subo a pistas. Si luego por la tarde hay que ir al corral a revisar cualquier cosa van ellos. En verano que no estoy a pistas por la tarde aprovecho para ir a corre y hacer deporte.

 

11. ¿Qué crees que tiene en común un ganadero y un conductor de máquinas pisanieves?

El hecho de ser ganadero me dio la facilidad de entrar a maquinista. La máquina se parece mucho a un tractor. Conducir un tractor hace que tengas las distancias muy acotadas y eso hace que ya tengas un paso adelante.

  

Las maquinas pisanieve facilitan el acceso a pistas.

 

 

El tractor es una máquina que va lenta, como la pisanieves, que tiene una pala, como la pisa y sobre todo que las máquinas de pistas llevan un aparato detrás y los tractores siempre llevan empacadoras u otros utensilios. Aplanar la nieve lo haces intuitivamente porque con el tractor también lo haces. De hecho en la estación somos tres que tenemos vacas.

 

12. ¿Qué es lo que más te gusta de cada profesión?

Lo que más me gusta de las dos es que trabajo en el lugar de mi vida, en la montaña del valle de Boí. De la ganadería que lo he hecho toda la vida, y ver sus campos y tus vacas te llena como persona, pero sobre todo la satisfacción que dan los animales es increíble, porque tenemos un amor hacia ellos que mucha gente no entiende. Estamos con ellos los 365 días, los partes, sea la hora que sea y nunca lo he hecho a disgusto.

 

De pisar nieve es un trabajo que engancha, porque aunque vas muy cansado y más compaginándolo con la ganadera, siempre vuelves porque es adictivo coger la máquina y más con el paisaje de aquí arriba que es impresionado.

Febrero 23, 2021
FGCOtras webs de FGC Turisme
Top
x
Mis reservas
Introduzca el número de localizador y el e-mail para consultar su reserva y poder cancelarla o modificarla.