932 041 041

¿Cuando los esquiadores o practicantes de snowboard subimos al telesilla muy posiblemente aprovechamos ese tiempo para descansar y para hacer algunas otras cosas. A veces para comer, otros para consultar el teléfono o para hablar con el compañero o compañeros de esquiadas. Pero, y de que se habla, ya sea en general o en concreto, durante el trayecto? Pues eso es lo que he querido averiguar con algunos clientes de Vall de Núria, a quien les pedí de qué hablaban durante el tiempo de subida.

 

Sábado 16 de febrero de 2019. Un día soleado en Vall de Núria, con nieve ya un poco transformada pero de muy buen esquiar y con todas las pistas abiertas, excepto una.

En la estación es un día animado, hay bastante ambiente, pero ni se hacen colas y ni mucho menos todas las plazas del telesilla La Pala llenan de pasajeros. En este contexto me acerco a algunos clientes y los propongo participar en esta propuesta de entrevista informal para saber de qué hablan en el telesilla. Un solo requisito: la entrevista o las preguntas que les haré son informales, las respuestas deben ser espontáneas y sólo puede durar lo que dura el trayecto del telesilla de La Pala.

 

Clàudia y Marc

Los primeros esquiadores a quien les planteo la propuesta son una pareja joven. Son Claudia Ramos, de 23 años y vecina de Viladecavalls, y Marc, de 25 años y vecino de Caldes de Montbui. Para ambos es la primera vez que esquían en Vall de Núria. Valoran la tranquilidad que expresan, en conjunto, ofrece el valle.

¿Y de qué hablan? Claudia explica que "hablamos básicamente del tema del día, o sea, que estamos esquiando y comentamos qué pista haremos ahora, como es que he caído en tal sitio o a qué hora nos vamos a parar a tomar una cerveza".

Marcos confirma con la cabeza lo que dice Claudia y añade que "o también nos miramos como esquían otros esquiadores: mira este como baja, mira este que sabe mucho, o aquel que baja por allí pienso que se la joderá, ha , ha, ha ... Cosas así".

También puede pasar "que acabamos hablando de que haremos por la tarde o donde iremos a cenar" dice Claudia. Según explicaron estarán dos días por el Ripollès, alojados en una casa en Sant Pau de Segúries. Domingo ya no subirán a esquiar.

 

Steven y Enric

Los segundos entrevistados son dos hombres a los que he interceptado a la entrada del telesilla. Los he hecho la propuesta y se han avenido a participar.

Se trata del Steven, vecino de Barcelona y de 51 años, y de Enric Gomez, de 47 años. El Steven y Enrique son esquiadores habituales de Vall de Núria. Suben cada sábado mañana, a lo largo de toda la temporada. Tienen los hijos haciendo los cursos con la escuela de esquí y eso es lo que les "obliga" a subir cada sábado. Una vez se encuentran en el cremallera o en pistas es cuando inician la jornada de esquí conjuntamente mientras los hijos hacen la esquiada con el club.

Lo que más valoran es la tranquilidad del entorno, la amabilidad de los clientes y trabajadores de la estación y la poca afluencia de gente en pistas, a pesar de ser una estación muy cercana a Barcelona.

Y de qué hablan en el telesilla? El Steven dice que "lo primero que hacemos es hablar del tiempo y de cómo están las pistas". Enric añade que "también hablamos de viajes y de cosas de trabajo y muy ocasionalmente algunos temas quizás un poco más personales".

 

Tres universitarios: Joan, Biel y Oriol

La tercera entrevista la hago a tres jóvenes que esquían juntos, a quien he también he interceptado a la cola del telesilla. Son Joan Isern, de 22 años y vecino de Barcelona, ​​pero su familia nos dice que viene de Queralbs. En Biel, 22 años, vecino de La Garrotxa. Y Oriol Busquets, que tiene 21 años, es de Setcases.

Joan nos cuenta que "somos 3 apasionados del esquí que acostumbramos a esquiar cada sábado. Somos compañeros en la Universidad y teníamos previsto hacer una esquiada con 9 compañeros más. Al final, de 12, sólo hemos quedado nosotros 3" .

Biel explica que es la primera vez que visita Vall de Núria. "Me parece que es una estación pequeña pero que está muy bien, tiene un poco de todo. Aquí en la zona del telesilla son pistas de nivel bastante elevado y ojalá hubiéramos encontrado más nieve para esquiar por algunos rincones fuera pista que hemos visto" comenta .

Para Oriol esta también es la primera visita a Vall de Núria. También valora positivamente el conjunto de la estación pero admite que ha venido porque la han invitado a venir a la esquiada.

¿Y de que hablan los tres durante el trayecto? "Pues mientras subimos vamos mirando por donde podemos bajar. Cada rincón que nos parece interesante para esquiar, o para saltar o quizás nos miramos las Canales que hay en las montañas del entorno y comentamos por donde se podría bajar", argumenta en Biel.

Joan matiza que como no es un telesilla que vaya demasiado rápido, esto les da tiempo de hablar de muchas otras cuestiones. "Hablamos de temas básicos de la vida, de los estudios, de fiestas, de anécdotas o de cómo está la nieve y también aprovechamos para comer algo o para beber", añade.

Oriol también comenta que "mientras subimos, como que nos gusta mucho la nieve, también aprovechamos para comentar y recordar algunos vídeos que hemos visto de esquiadores fuera de pista del Freeride World Tour o los X-Games".

Me cuentan que siguen estas dos competiciones, y aunque admiran la velocidad del esquiadores de la Copa del Mundo de esquí alpino lo cierto es que los tres concluyen que les interesan más las otras dos competiciones.

 


Tres amigas "cantantes" de canciones tirolesas

Interceptados en pistas, bajando por la pista del Funicular y entrevistados al retorno del telesilla llega la 4ª entrevista. Los 4 no podíamos subir en una sola silla.

 

Pitu Costa, de 47 años y vecino de Badalona. Suele hacer Skimo exactamente entre 10 y 15 días a lo largo de la temporada. Y un par de días hace esquí de pista, como es el caso de hoy.

La Pat Soler tiene 28 años, es de Barcelona y tiene segunda residencia en el Valle de Ribes. Valora mucho que Vall de Núria sea accesible fácilmente desde su casa y que, en media hora, está esquiando sin tener que coger el coche y que puede bajar a comer a casa cuando ya tiene bastante. Suele venir sola a esquiar o, como en el caso de hoy, viene con los amigos, en este caso Pitu y Anna, y su hija Thane.

Ana Vilalta, de 40 años, es vecina de Ribes de Freser. De Vall de Núria también valora la proximidad a su casa y que no tenga que coger el coche para subir a esquiar. Y sobre todo el hecho de que puede subir sola porque sabe que siempre encontrará conocidos con quien esquiar.

¿Y de qué hablan en el telesilla? "Pues más que hablar lo que hacemos es cantar" matiza Pitu. ¿Y qué cantáis?, les pido. "Pues canciones tirolesas" responde. No me lo acabo de creer pero insiste en que es así. "Lo que es seguro es que no hablamos ni de política ni de fútbol, ​​lo que sí puede que comentamos son cuestiones como cómo mejorar la técnica del esquí, de las caras norte y sur de las montañas o del tiempo que hace", me confirma ante mi actitud de sorpresa por el tema de las canciones tirolesas.

La Pat comenta que "si subo con un desconocido en la silla, suelo hablar del estado de la nieve o el recurso fácil, mientras que hace o deja de hacer".

 

 "Si subo con los amigos pues la cosa cambia y hablamos de temas más generales, de cómo nos va la vida y sobre todo de mucha cosa de montaña. Lo que hemos hecho o lo que tenemos previsto hacer" me asegura.

Ana Vilalta me reafirma la respuesta de Pitu y lo hace diciendo "que el telesilla podemos cantar o hablar del tiempo, pero si voy con amigos solemos ponernos mutuamente al día de lo que son nuestras cosas".

 

 

La familia del Lluçanès

Joan Boixader, tiene 48 años y es el padre de esta familia de Santa Eulalia de Puig-Oriol (Lluçanès). Julia, la madre, es de la misma edad. Sus hijas son Núria y La Jana. Los he interceptado a la cola del telesilla. Como son 4 subimos por separado y nos encontramos en el retorno de la silla para hacer la entrevista.

Es el primer día de la temporada que esquían, aunque bastante años atrás lo habían hecho más a menudo y en muchas estaciones diferentes. Sus hijas han ido a esquiar con la escuela y este fin de semana han decidido hacerlo los cuatro en Vall de Núria por el concepto de estación "familiar y tranquila, donde no te sientes agobiado", argumenta Joan. Llegaron viernes por la noche, esquiarán sábado y domingo por la mañana. Por la tarde volverán hacia el Lluçanès.

Cuando suben por el telesilla suelen hablar de "la nieve, de cómo hemos bajado esquiando, de cómo evolucionamos a lo largo del día o del tiempo que hace" dice Julia. "También comentamos si el material, que es alquilado, nos va bien o si nos sentimos cómodos, que si las botas, o que si los esquís, o los bastones" añade Joan.

Les pido si hablan de temas laborales, o de familia o de otro tipo. Julia, contundente, responde que "No. De ninguna manera, eso ya lo hacemos en casa, aquí hemos venido a desconectar". ¿Y las hijas? Pues también, más reservadas, afirman que se suman a las conversaciones del padre y la madre.

 

 

Joan y Laia, padre e hija

En Pere Capdevila, tiene 53 años y vive en Sant Joan de las Abadesas. Laia Capdevila, es su hija, de 27 años.

El padre sube a esquiar entre 3 y 4 días al año y la hija un poco más. Cuando esquían suelen hacerlo en las estaciones del Ripollès o la Cerdanya.

Aunque hoy han subido a esquiar toda la familia en el momento proponerles la entrevista al telesilla sólo están esquiando ellos dos. Les gusta el concepto de "aventura familiar" que supone venir a Vall de Núria. "Coger el coche, subir con cremallera y hacerlo toda la familia", suelta en Joan. Laia acompaña con un gesto lo que dice su padre y asiente con la cabeza.

"Cuando subimos por el telesilla solemos discutir qué pista haremos ahora o como nos ha ido la pista que acabamos de hacer. A menudo cosas un poco banales" argumenta Joan. "Sí, y también podemos hablar de que haremos el resto del día" aclara Laia.

Les pido si hablan de temas laborales, familiares, temas de actualidad o de las noticias del día. Juan enseguida contesta que "laborales seguro que no, porque subir a esquiar es un tema lúdico".

Y enseguida Laia que interviene para añadir que "aquí venimos a pasarlo bien. Nada de política, esto, si acaso, en casa, porque aprovechamos la esquiada para desconectar de cosas del día a día. Quizás ahora comentaremos donde iremos a comer y cosas por el estilo".

 


Núria

Núria Pérez, tiene 39 años y es de Sabadell. Ha venido a Vall de Núria a esquiar con su hermana y sus sobrinas, a quienes les regaló un fin de semana en la nieve durante las pasadas fiestas de Navidad. Cuando le propongo la entrevista en la base de La Pala está sola, ya que las sobrinas están haciendo el cursillo y el resto de la familia se ha quedado en la zona de debutantes.

De Vall de Núria en valora el paisaje, la naturaleza, el bosque y la tranquilidad que se respira. Hacía 5 o 6 años que no venía a esquiar y la última vez que lo hizo fue aquí, en Vall de Núria. Cuando esquía y sube por el telesilla, si va acompañada, explica que tal vez aprovecha para comentar "el día que hace, por donde podemos bajar y cosas por el estilo".

 

 

El esquí, una actividad de ocio para desconectar

Una vez entrevistadas, de manera informal y espontánea, los 15 esquiadores que han aceptado participar en este artículo que sólo pretendía "cotillear" sobre "de que hablan los esquiadores el telesilla", me atrevería a concluir que las conversaciones de telesilla reflejan mayoritariamente que el esquí es una actividad de ocio muy adecuado para desconectar del día a día.

Aunque no pretendía hacer un estudio serio y menos riguroso, ya que 15 personas no es en absoluto una cifra o muestra representativa de la población esquiadora en casa, también puedo entender que esquiar o surfear es una actividad deportiva y social de primer orden en la que podemos encontrar grupos de amigos, parejas, familias o esquiadores coyunturales que, por una motivación o la otra, comparten un espacio para el deporte y para el ocio. Nada que no supiéramos.

 

En definitiva, es el trayecto del telesilla donde, sobre todo, solemos hablar de la actividad y condiciones que se generan ese mismo día, o sea, del tiempo, de las montañas o del hecho y consecuencias intrínsecas que conlleva el hecho de esquiar . Posiblemente me esperaba recibir respuestas diferentes pero bien mirado, o bien reflexionado, me alegro mucho de las respuestas recibidas y que me confirman que los deportes de nieve y la Vall de Núria en concreto, son una muy buena opción para la desconexión .

¿Está de acuerdo? ¿Porque, vosotros, lectores, de qué habláis en telesilla?

 

Ivan Sanz

 

Febrero 22, 2019
Otros webs de FGC Turisme
Top
x
Mis reservas
Introduzca el número de localizador y el e-mail para consultar su reserva y poder cancelarla o modificarla.