932 041 041

8 lugares otoñales de La Cerdanya que te enamoraran

La comarca de la Cerdaña es un espectáculo en otoño. No hay que esperar que llegue la nieve para poderla disfrutar en invierno ni a que esta se funda para poder hacer excursiones a pie durante la primavera y verano.

En esta comarca se puede disfrutar durante las cuatro estaciones del año y es, quizás, durante el otoño cuando se nos presenta especialmente bonita con el estallido de los colores amarillo, rojo y marrones. Para convencerte del todo de la belleza de la Cerdaña en otoño, presta atención a estos lugares encantadores. Seguro que al final del artículo ya estarás organizando la escapada!

 


 

 1. Das




Este pequeño pueblo a pie de carretera tiene algunas joyas escondidas. Es punto de partida de varios caminos a pie por el Parque Natural del Cadí-Moixeró, aunque no hay que andar muy lejos para maravillarse con las vistas de la cordillera y la niebla rodeando los bosques de madrugada. En las afueras del pueblo también se encuentra la ermita románica de Santa Bàrbara de Das, incluida como bien cultural protegido de interés local.

 


 

2. Alp




Cerca de Das se encuentra el municipio de Alp, que contiene las pistas de esquí de La Molina y Masella, pero durante el otoño también se puede disfrutar de esta zona de la Cerdaña a pesar de que la nieve todavía no haya caído con fuerza a las pistas. Por ejemplo, se pueden recorrer los bosques cubiertos de hojarasca y los caminos que llevan al Parque Natural del Cadí-Moixeró. También es un buen lugar para conocer parte del Patrimonio Cultural de la Cerdaña con las visitas al dolmen de Pavorda y la iglesia románica de Sant Pere de Alp.

 


 

3. Llívia



 

En el pueblo de Llívia se respira un ambiente relajante en otoño. Con menos visitantes que en verano, se puede disfrutar de la tranquilidad de sus calles y de una buena paseada en el monte de Llívia, donde se encuentra el castillo desde el cual disfrutarás de una vista de 360 grados del territorio. Y no te olvides de visitar la farmacia más antigua de Europa!

 


 

4. Parque de Sant Guillem

 

A pocos minutos del centro de Llívia se encuentra el Parque de Sant Guillem donde encontrarás la ermita de Sant Guillem y el río Segre que pasa cerca. Alrededor del río hay varios caminos que recorren el Parque hasta el pueblo de Llívia o incluso conectan con poblaciones vecinas del territorio francés, como Oncés y Ur.

 


 

5. Músser

Desde la carretera nacional que bordea el Segre encontramos un desvío que nos lleva a Músser. Este pueblecito parado en el tiempo nos permite hacer un paseo por un núcleo antiguo casi intacto desde la época medieval. Además, cerca del pueblo se encuentra el laberinto mágico Rocaviva, un extenso espacio decorado con caras esculpidas en piedras por el artista Climent Olm, convirtiendo así esta zona a los pies de las montañas en un lugar donde el arte y la natura se unen de forma mágica.

 


 

6. Parque de los Búnkeres de Martinet y Montellà



 

Esta es una visita obligada para conocer la memoria histórica de Cataluña durante la época franquista. En los años cuarenta, después de la Segunda Guerra Mundial, Franco ordenó la construcción de búnkeres para proteger la frontera de los Pirineos. Hoy en día, parte de este patrimonio se conserva en la Cerdaña, donde el centro de interpretación del Parque de los Búnkeres de Martinet y Montellà nos explica la historia y nos permite, incluso, conocer los búnkeres en primera persona y desde un punto de vista experiencial.

Los búnkeres también son un punto de inicio para varios caminos por la zona natural del Cadí-Moixeró y, en otoño, el entorno se llena de hojas de roble, tilos y pinos. También se puede encontrar alguna Mallerenga cuallarga u otros pájaros que viven por la zona.

 

 


 

7. Martinet




Desde el pueblo de Martinet hay varios caminos que bordean el río Segre y recorren las montañas. Algunos llegan al valle de la Llosa, otras conectan con el pueblo vecino de Montellà y algunos, como la ruta de la nutria, nos permiten conocer el hábitat de estos animales que vive en nuestro territorio. Este es un paseo fácil que no dura más de una hora y que se puede hacer con familia. Recorre el margen del río Segre, así que en otoño los bosques y árboles del alrededor son muy bonitos de ver.

 



8. Bellver de Cerdanya




El pueblo de Bellver de Cerdanya está rodeado de una natura magnética en otoño. Desde sus calles se llega al río Segre, pero también a los caminos que llevan a los torrentes y cumbres de las montañas que lo rodean y que pertenecen al entorno natural del Cadí-Moixeró. Su centro histórico esconde también el conjunto histórico de Bellver, que nos explica historias de juicios a brujas y de la Guerra Civil. Algunos de los edificios históricos que no te puedes perder son el mirador del castillo, la iglesia de San Julià de Piedra, las murallas, la plaza mayor y la casa donde vivió Gustavo Adolfo Bécquer.

 


 

 

Ya has estado en estos rincones de la Cerdaña en otoño? Hay algún que incluirías a la lista? Compártelo con nosotros en las redes sociales!


Irene Garcia @cronicasdeunaargonauta

Noviembre 03, 2020
Otros webs de FGC Turisme
Top
x
Mis reservas
Introduzca el número de localizador y el e-mail para consultar su reserva y poder cancelarla o modificarla.